LAS DIETAS NO FUNCIONAN

Seguramente muchos de vosotros hayáis abierto el enlace a este artículo tras haber leído la palabra DIETA. Ha sido y será, sin lugar a dudas, una de las palabras talismán para los expertos en marketing.

Son muchos los autores que cada año afirman haber escrito el libro perfecto para todos aquellos ansiosos por perder peso y verse mejor ante el espejo. Y es que con tal de vernos bien, estamos dispuestos a creernos prácticamente cualquier cosa que vemos en televisión o medios sociales, incluso si no tiene ningún valor científico demostrado.

¿Sabíais que 5 es el número medio de dietas que intenta una persona a lo largo de su vida? En el caso de las mujeres, incluso alcanza las 7 en países como Estados Unidos. Saltamos de dieta en dieta sin éxito alguno… ¿por qué?

– Corto plazo: lo queremos todo ya. No existen los milagros… si realmente queremos perder peso, debemos de ser conscientes de que Roma no se construyó en un día. Pero recordad que tampoco se destruyó en un día. Un bollo más de la cuenta por ahí, una semana que te saltas el gym, un paseo que no das por seguir durmiendo… son esos detalles los que nos harán sumar o restar en nuestra vida.

– Pérdida de peso: orientamos mal el objetivo. El foco no debe estar en perder peso, sino más bien acostumbrar al cuerpo a un estilo de vida saludable. Naturalmente, esto derivará en una pérdida de masa grasa. Debemos cambiar nuestra mentalidad y decirnos a nosotros mismos: “mi objetivo es vivir bien”.

Por lo tanto, llegando a la conclusión de que las dietas no funcionan, en OliviasBox os animamos a que probéis nuestros ricos menús y que planifiques tu semana de menús de comida sana con nosotros. ¡No te amargarás! Tenemos de todo. Pastas, carnes, pescados… los menús, como seguramente sepáis, están diseñados por nuestra nutricionista y cocinados por nuestros chefs con más de veinte años de experiencia.

Comer de todo y sano durante la semana, hacer ejercicio físico de forma regular y dormir bien serán tus mejores aliados para cambiar tu vida por completo y alcanzar esa imagen de uno mismo que tanto anhelamos.

¡A disfrutar que la vida son dos días!

¡Un ñam!