¡HÁBLAME DE ARROZ!

Hoy te traemos una explicación con la que vas a poder rebatirles el argumento a quienes te digan que el arroz no es bueno. Muchas son las voces que se alzan el pro de la quinoa, considerada por la FAO un superalimento, pero no podemos olvidar que el arroz también tiene una serie de propiedades beneficiosas para nuestro organismo y que, como siempre solemos comentar, en la variedad y el equilibrio esta en nutrición siempre la virtud.

 

¿Por qué en Olivias Box empleamos tanto quinoa como arroz? Precisamente por esto último: necesitamos llevar una dieta balanceada e ir alternando distintos alimentos. Para empezar, la quinoa no es un cereal como sí lo es el arroz sino que proviene del trigo. Por eso nos hacen falta las dos cosas.

 

La quinoa es un poco más calórica que el arroz (aunque muy poquito) y tiene algo más de grasa e hidrato de carbono. Lleva por otro lado más fibra, contiene muchos minerales y es un potente antioxidante, es decir, nos ayuda a prevenir el envejecimiento celular.

 

¿Qué déficits le encontramos a este alimento de moda? Que para cocinarla tenemos que dejarla en remojo y que de esta forma el agua arrastra en gran medida la fibra que lleva. ¿Algo bueno de este proceso? Que esa misma agua se queda también con el ácido fítico de la quinoa, que reduce nuestra capacidad de absorber magnesio, un mineral buenísimo para nuestros huesos y articulaciones.

 

Como ves, todo tiene sus inconvenientes y sus beneficios, de ahí que muchos de nuestros platos contengan arroz y que muchos otros lleven quinoa. Procura no decantarte de forma tajante por una u otra. La clave está siempre en combinar los alimentos a nuestro alcance en las cantidades adecuadas. De ahí que nosotros cuidemos siempre el gramaje. Acostumbra a tu cuerpo a comer de todo un poco, así no se sorprenderá cuando le presentes alimentos nuevos, estará preparado para asumirlos y funcionará mejor.