¿BEBIDAS CALIENTES DESPUÉS DE ENTRENAR?

A muchos nos ha pasado que después de correr o practicar algún tipo de ejercicio físico el cuerpo nos pide tomar algo fresquito para combatir el calor y ayudar a recuperar el cuerpo.

Así es como están configuradas nuestras mentes… pero, ¿qué dice la ciencia? ¿Estamos realmente tomando la decisión correcta?

La respuesta es NO. Cuando realizas ejercicio aumenta tu frecuencia cardiaca para distribuir más sangre oxigenada a los músculos. Esto, tiene una relación directa con nuestros pulmones, que pasan a pedir 15 veces más oxígeno que cuando están en descanso.

Este doble esfuerzo corporal genera que aumente nuestra temperatura interna y que, por lo tanto, pensemos que las bebidas frías nos ayudan a recuperar el ritmo normal de nuestro cuerpo.

Sin embargo, lo cierto es que si estamos entrenando en un clima con calor seco, el agua o bebidas calientes post-entrenamiento son nuestro mejor aliado. ¿Por qué? La respuesta comprende cuatro fases:

1. Al añadir calor al cuerpo por medio de la bebida, aumentará tu temperatura corporal aún más.

2. Tu garganta y órganos comienzan entonces a enviar señales al cerebro para eliminar esta sensación de calor.

3. Es entonces cuando tu cuerpo comienza a emitir más sudor.

4. Aumenta la transpiración y por tanto… ¡el cuerpo se refresca!

Recuerda que el sudor se compone principalmente de agua. Por eso, el sudor refresca. Por lo tanto, si no estamos bien hidratados (si no bebemos agua) nos será muy difícil refrescarnos.

¡Así que ya sabes! El próximo día que entrenes en un clima caluroso… ¡agua caliente para el cuerpo!

 

¡Un Ñam!